El Trastero de los Trastos

sábado, 4 de febrero de 2012

20111203 Dos españoles por la Patagonia chilena

- Habéis visto el enlace que os he pasado de las Torres del Paine. Esta muy chulo y quiero ir allí en Diciembre.

Estas fueron las palabras de nuestro amigo Alex que nos dieron a conocer esta maravilla austral. Después por las circunstancias de la vida, Alex no pudo venir pero había sembrado la semilla en nosotros. Así que nos pusimos en contacto con su amigo Jorge, a partir de ahora nuestro amigo Jorge :-)) y preparamos entre los tres el viaje. Como Jorge vive en Chile fue una gran ayuda en el tema de reservas de vuelos y hospedaje.

Y comenzamos la aventura. En el aeropuerto de Santiago de Chile conocimos a Jorge y a Clint, un amigo de Jorge que es australiano, que se apunta también a realizar el recorrido por las Torres del Paine.

Por la noche conocimos a Alejandra, mujer de Jorge, y nos llevaron a cenar a un restaurante ¿peruano? en Chile.

 Allí probamos algunas especialidades peruanas y una bebida muy peligrosa, Pisco Sour. Que al día siguiente nos dejo secuelas en forma de resaca. Aquí os dejo la receta.
Receta Pisco Sour

Con la resaca a cuestas nos fuimos al aeropuerto, para recoger nuestras maletas extraviadas y para volar hacia Punta Arenas, fueron 3 horas de vuelo. Después un autobús nos llevo a Puerto Natales, fueron 3 horas mas en bus. Después de dormir estábamos listos para empezar nuestra aventura montañera.

Tomamos el bus y en un par de horas llegamos a la entrada del Parque de las Torres del Paine, en la portería de Laguna Amarga. Desde aquí tomamos el transfer (furgoneta tipo taxi colectivo) que nos llevo hasta el refugio de Las Torres donde comenzamos a caminar. En estos momentos fue donde pudimos ver las Torres casi despejadas de nubes.


Comenzamos el treking con energía y buen animo. Vimos que Jorge iba un poco sobre cargado pero viendo a Clint con 2 mochilas nos sorprendió. Nosotros íbamos con el peso bastante ajustado de las mochilas sobre los 10 kg, pero Clint pensamos que iría cerca de los 20 kg.

Después de 3 horas de pateo llegamos al campamento Serón, con alguna que otra vicisitud


En el campamento no hay refugio para dormir pero puedes alquilar una tienda de campaña ( o carpa, como la llaman por aquellas latitudes) y también sirven comidas y bebidas. El campamento esta ubicado en una gran pradera.

Clint decidió que llevaba mucho peso y junto con Jorge prepararon la cena para todos los senderistas del campamento con la comida que llevaba Clint.

Nosotros desayunamos con los guardas y continuamos el treking hacia el refugio de Dickson.
Lo que mas nos llamo la atención era lo grande que el río es y el color del agua muy blanquecina, al venir directamente del deshielo de los glaciares. Estábamos en terreno de glaciares a tan solo 500 m de altura. Pero es lo que tiene estar cerca de la Antartida.

Aquí vimos nuestro primer glaciar, al fondo, a la izquierda, a lo leeeeeejooooooosssssss.
Después de disfrutar las vistas siguiendo el río llegamos a una zona pantanosa, al principio había una pasarela pero no sabemos la razón por la que de repente desaparecía y aun quedaba lodazal para pasar.

El Campamento Dickson fue el que mas nos gusto de todo el recorrido, el lugar en el que estaba ubicado y lo limpio y cuidado que estaba fue lo que contribuyo a ello.

Por la tarde se levanto un viento muy fuerte acompañado de lluvia. Por lo que nos obligo a todos los senderistas que estábamos en la ruta a permanecer dentro del refugio, acompañado todo ello de alguna cerveza y una botella de whisky dio para contar anécdotas tanto en ingles como en castellano. Aquí conocimos a nuestro amigo Pablo, un chileno empeñado en realizar la ruta con una molestia grande en una rodilla y cargado de latas de atún, con el que, día a día forjamos una bonita amistad .
También conocimos a Mircea, un rumano incansable y muy majo como persona. El broche de la velada fue la cena, un lomo de cerdo al horno, buenisimo.

Al día siguiente realizamos alguna reparación en algún pie maltrecho.

Y vimos a los baqueanos en pleno trabajo, son jinetes que se encargan de suministrar a los refugios diseminados por la ruta. Son los gauchos chilenos.

Comenzamos nuestra ruta hasta el campamento de los Perros. No fue muy dura y fuimos casi todo el camino por dentro de un bosque muy hermoso.

Para terminar delante del Glaciar de Los Perros. De vez en cuando el glaciar nos recordaba que estaba vivo, oías un crujido y veías caer una pequeña cascada de nieve y piedras por la frente del glaciar. La diferencia entre un glaciar, un helero y un nevero es que en un nevero la nieve no dura todo el año y aunque en los heleros y neveros los dos conservan nieve durante todo el año, el helero no tiene movimiento, sin embargo el glaciar se mueve aunque sean pocos centímetros cada año. Es un río de hielo movido por la fuerza de la gravedad. Aquí podéis comprobar la cascada de hielo que realiza el glaciar de los Perros para fundirse en el lago.

Enseguida llegamos al Campamento Los Perros, también te alquilaban la tienda de campaña ya que no había refugio. La pena es que no preparaban comida, solo había una pequeña tienda que vendían salami, galletas y cerveza.

La putada era que la tienda de campaña que te alquilaban era de verano. Por lo que la mayoría de las paredes interiores eran de tela mosquitera que dejaba pasar el viento. Y allí hacia bastante frío con los glaciares tan cerca. Eso si el campamento estaba dentro de un bosque muy bonito.

El bosque estaba lleno de unas pelotitas naranjas, que parecían panales de avispas, pero en realidad eran hongos. Llamados Pan de Indio, nos comentaron que eran comestibles cuando eran de color balnco pero que una vez se volvian naranjas eran muy amargos.


Como aun nos quedaban ganas nos fuimos solo nosotros dos a explorar un glaciar que nos habían dicho que estaba cerca, se llama Glaciar Puma. El principal problema era cruzar el río que venia crecido y se había llevado el paso.

Y después internarte en un bosque en el cual la senda se perdía y se volvía bastante escabroso andar.

Finalmente llegabas aun valle sin casi vegetación y con el glaciar al fondo. Aquí Nuria encontró una posición cómoda para descansar.

Este glaciar en vez de formar un lago como el anterior, lo que hacia es formar un río directamente. El agua brotaba de sus entrañas através de un túnel de hielo que la propia agua había ido excavando.

Ahora un poco de acción.

Después retornamos al campamento por el mismo camino y nos preparamos para pasar la noche mas fría de toda la ruta. Menos mal que había una zona protegida con lonas y un barril transformado en estufa de leña.
Además tuvimos la visita de un habitual del campamento.

Al día siguiente comenzamos el día mas cañero, según la guia eran 11 horas de pateo intenso, con subida al Paso de John Gardner (1.196 m), lo mas alto de todo el recorrido. Comenzamos con buen ánimo, pero conforme íbamos ascendiendo, el viento con ráfagas cada vez mas fuertes y la aparición de la nieve iban volviendo mas difícil la subida.


Una vez en el paso nos asomamos al otro lado y todo cambio. La respiración se nos corto por el espectáculo que teníamos a nuestros pies: el gigantesco glaciar Grey. Además comenzó una tormenta que nos acompaño durante el resto del camino.

A partir de este punto comenzó lo mas duro de la ruta, quizás porque pensábamos que la subida seria lo mas duro, pero nos equivocamos, la bajada fue un rompepiernas total por dentro de un bosque encantado.

Había un cartel que decía, "SOLO DE 1 EN 1". Pasamos un par de estas escalerillas de vértigo.
Estaba IMPRESIONANTE.

La vista del glaciar iba variando según avanzaba la ruta pero siempre que el bosque nos dejaba era una visión sobrecogedora. Pensar que la altura de la pared de hielo tendría unos 30 m (como un edificio de 10 plantas) sobre el lago.

Finalmente llegamos al refugio Grey, aquí tuvimos la sensación que salíamos de las montañas salvajes reservadas para unos pocos intrépidos a la masificación turística, hasta ahora los que coincidíamos en los campamentos eramos sobre 12 personas y en este refugio tenia capacidad para 150 personas y estaba lleno. A este refugio se podía llegar en barco directamente desde el autobús, era el punto de comienzo de la ruta llamada W.

Nosotros dentro de lo que cabe llegamos bien, en 9 horas habíamos cubierto el recorrido, pero nuestros amigos Jorge y Pablo sufrieron mas, con algún percance como la caída en un río de Jorge, que lo mojo de arriba abajo. Pablo viendo el estado de su rodilla opto al día siguiente de volverse para casa desde el embarcadero del siguiente refugio, llamado Pehoe.

Al día siguiente comenzamos la ruta con mucho sol y mucho viento. Era una ruta fácil de 3 horas hasta el siguiente refugio. Las vistas sobre el lago y el glaciar Grey muy bonitas.
Y el viento .......

En este caso mas que refugio era un lodge, mas parecido a un hotel. Y tenia su propio embarcadero en el lago Pehoe.

La vista de Los Cuernos era bellisima desde el lodge, ahora entendemos porque esta imagen la eligieron para la cerveza patagónica.

Como el viento era muy fuerte mucha gente que llevaba tienda de campaña decidio continuar hasta el siguiente campamento, Italiano, a los pies de Los Cuernos. Entre ellos nuestro amigo Clint.

A la mañana siguiente nos esperaba una buena paliza de caminar, la idea era llegar al campamento Italiano, remontar el valle Francés, llegar al campamento Británico y llegar hasta un mirador de todo el valle. Como veis muy europeo. El origen de estos nombres estaba provocado por la competencia que hubo entre estos países para coronar primeros las cimas de estos macizos y donde colocaron cada uno sus campamentos.
Después volver a bajar por el mismo valle y finalizar en el campamento Los Cuernos. Todo ello bordeando el lago con el nombre mas complicado que hemos visto, Nordenskjöld. Una cosa curiosa era el color de los lagos, el lago Grey cerca de los glaciares era blanquecino, el lago Pehoe era azul y el lago Nordenskjöld era verde.

Aquí tenéis una visión del Glaciar Francés, que esta en el valle del mismo nombre.

El glaciar era el nacimiento de este río.


La vista del lago Nordenskjöld es de postal. Es una pena que toda esta zona se quemara un mes después de venir nosotros.

Después de llegar al mirador, vimos que continuaba un sendero. Lo seguimos y empezó a ascender siguiendo un arroyo. Seguimos subiendo y vimos un collado o paso en lo alto. Estamos con energía y queríamos saber si podríamos ver el valle de detrás. Pero una vez arriba vimos que aun quedaba mucho para ver el otro valle y se nos hacia tarde para llegar al refugio. Pero aun así vimos la Torre Sur, es el pico mas al fondo con forma de silla de montar a caballo. Una pena que este día tan despejado no se repitiera al día siguiente cuando fuimos al mirador de Las Torres.

En la subida a este collado tuvimos una anécdota, resulta que nosotros veíamos que nos seguía un chico mientras realizabamos la subida, en un momento dado nos consiguió alcanzar y nos pregunto por el mirador. Le contestamos que ya lo habíamos pasado y que nosotros íbamos al final del collado.
Con cara de susto nos dijo: Os importa si os espero aquí y me recogéis a la bajada, es que desde aquí no se volver.

Y como no, lo recogimos a la bajada :-))

La vuelta la hicimos mas rápidos, casi sin parar. Llegábamos tarde al refugio de Los Cuernos para cenar. Una pena que lleváramos tanta prisa porque de camino hacia el refugio se pasa por una playa en el lago que tenia muy buena pinta. Para que luego la gente diga que no nos gusta la playa :-))

Al final la ruta con el extra nos costo 11 horas de pateo, pero valió la pena. Llegamos a tiempo para cenar y desearos desde Los Cuernos ¡¡FELIZ NAVIDAD!!

Al día siguiente tomamos rumbo al refugio Chileno, eso si tomamos el ....

Y vimos una ave de largo pico ¿Tu la ves?

Y mirando nuestras botas vimos que ya llevábamos un largo camino recorrido...





Sin embargo la ilusión de continuar todavía nos acompañaba. Este es el valle de Ascencio, donde se encuentra el refugio Chileno y el mirador de Las Torres.

En el refugio nos volvimos a encontrar con los baqueanos y sus caballos.

Después de picar algo y descargar la mochila, decidimos aprovecha la tarde para ir al mirador, la pena es que parecía que iba a llover y finalmente llovió.

Y además la niebla nos impidió ver Las Torres con nitidez

Un video desde el mirador

Y con esto llegamos a ....

Volvimos al refugio disfrutando de ir descargados y cuesta abajo.

Al día siguiente, como si las montañas quisieran despedirse de nosotros se tiñeron de blanco y salimos del refugio nevando.
 
El frío y la lluvia nos acompaño hasta la Portería de Laguna Amarga donde nos recogía el autobús que nos llevaba de vuelta a Puerto Natales.

La conclusión de esta aventura es que la disfrutamos un montón, hicimos grandes amigos y la sonrisa nos aparece en la cara cuando la recordamos.

Salud y montaña para todos los que aman las montañas.

Aquí os dejamos los links al Wikiloc donde tenéis el track del gps.
20111203 Las Torres a Seron - Torres del Paine 1
20111204 Seron a Dickson - Torres del Paine 2
20111205 A Dickson a Perros - Torres del Paine 3
20111205 B Perros a Glaciar Puma. Torres del Paine 3 Extra
20111206 Perros a Grey. Torres del Paine 4
20111207 Grey a Pehoe. Torres del Paine 5
20111208 Pehoe a Los Cuernos. Torres del Paine 6
20111209 A Los Cuernos a Chileno. Torres del Paine 7
20111209 B Chileno a Mirador Torres. Torres del Paine 7
20111210 Chileno a Laguna Amarga. Torres del Paine 8

14 comentarios:

  1. Jo, los dientes como morsa, qué envídia... gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  2. EBHORABONA ESTABA LEYENDO Y ES COMO SI ESTUVIERA CON VOSOTROS HACIENDO LA RUTA, GRACIAS POR COMPARTIRLO Y OS HECHO DE MENOS Y A VERE SI HACEMOS UNA GORDA
    SALUT I MOLTA MONTANYA

    RAMONET

    ResponderEliminar
  3. No sabia lo del blog, lo hubiese seguido. Me alegro de vuestra aventura. Salud y montaña. un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Una pasada, me ha gustado mucho. Precioso reportaje de un lugar maravilloso. Gracias por compartirlo,
    Jose

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por compartir, pues asi vivimos un poco vuestra grata experiencia, y espero en vuestra proxima gran salida llevaros las maletas.
    JC

    ResponderEliminar
  6. Muy currado Paquito, enhorabuena por la ruta.

    Un abrazo,
    Mariano

    ResponderEliminar
  7. Precioso reportaje. El lugar lo merece.
    Enhorabuena!!!
    Cuidaros mucho.

    ResponderEliminar
  8. Por fin he tenido un ratito para leerlo, mucha envidia ver esos paisajes, todos los viajes te cambian algo y te regalan la vista.
    Enhorabuena a los dos, besos Lou

    ResponderEliminar
  9. ¡Enhorabuena! Vaya pedazo de ruta que os habéis marcado, leyendo la crónica me ha parecido que os acompañaba por esas tierras patagónicas.

    Gracias por compartir vuestra experiencia.

    Un abrazo a los dos.

    José Manuel.

    ResponderEliminar
  10. Buenas noches.

    Acabo de dar con vuestro blog buscando el circuito O de Torres del Paine en Wikiloc, y me gustaría ponerme en contacto con vosotros para haceros algunas preguntillas sobre el mismo, ya que voy a hacerlo a mediados de diciembre.
    No he encontrado una dirección de correo donde escribir, así que pongo este post por si lo leeis.

    Muchas gracias!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen
      Nos puedes enviar cualquier consulta a
      trastosdemontanya@gmail.com

      Saludos

      Eliminar
  11. Hola chichos.

    Gracias por contestarme al correo y orientarme un poco.

    Estuve haciendo el circuito O la semana del 7 al 14 de diciembre, y excepto el glaciar Puma, que estaba cerrado el camino y era imposible cruzar el río, y la subida al mirador de las Torres, que hízo un día infernal típico patagónico, hice el recorrido completo.

    La vista del Campo de Hielo Patagónico desde el paso John Gardner es ESPECTACULAR.

    Y me llevé vuestros tracks, aunque sólo para tener referencias de tiempos y distancias, ya que es prácticamente imposible perderse.

    Un saludo!!!

    Carmen

    ResponderEliminar
  12. Nos alegramos que lo hayas disfrutado y a nosotros tambien nos impactó las vistas sobre el glaciar Grey

    ResponderEliminar